Presentado el cartel de Pollinica 2010 obra de Ruiz Juan

El emotivo pregón de Joaquín Pérez para el Domingo de Ramos de Alhaurín de la Torre, arranca los aplausos de los asistentes.

Con el de anoche, séptimo pregón de La Pollinica y quinto como Cofradía de Nuestro Padre Jesús de la Paz y el Amor en su entrada a Jerusalén y María Santísima de la Esperanza, se inició una vez, más el final del año cofrade de la joven cofradía de Alhaurín de la Torre que culminará el Domingo de Ramos con su salida procesional.

 

Los actos dieron comienzo, con la interpretación de varias piezas musicales por parte de la Banda Municipal de Alhaurín de la Torre, dirigida por Raúl Rubia, que sirvió de introducción a un video donde se mostró los avances cofrades de su reciente historia y a una breve semblanza de la actualidad de la misma. Actualidad que se materializa en su nueva Casa Hermandad, proyecto que aúna de forma merecida todos los esfuerzos y copa todas las inversiones, dejando lugar solo para alguna pequeña mejora en el trono del traslado y la confección de túnicas nazarenas, donde destaca la presentación de las nuevas túnicas nazarenas, de color celeste, que acompañaran a María Santísima de la Esperanza.

 

 

El Pregón

 

En Manuel Molina Gálvez, pregonero del 2008, recayó la presentación del pregonero de este año, Joaquín Pérez Fernández, del que recordó cuando hace muchos años lo conoció en una tertulia y ya entonces le preguntaba por los sentimientos y sensaciones de ser voz, en una noche como la que se estaba desarrollando.

 

El pregón pronunciado por Joaquín Pérez, fue calificado de emotivo y novedoso por los asistentes, que le interrumpieron en diversas ocasiones para brindarle cerrados aplausos.

 

Pérez, recordó su infancia, de cómo le daba miedo los nazarenos y de cómo “Cualquier paseo que pasara de la esquina de aquella plaza, ya era motivo para que pensáramos, mis hermanos y yo, que los nazarenos saldrían corriendo, nos atraparían y no sé que barbaridades más” para añadir, “las vueltas que da la vida, hoy me toca a mí anunciar que en pocos días, la misma magia que vivíamos y que vivimos,  la vivirán cientos de familias y ,en especial, en la Jerusalén Alhaurina con el Señor de la Paz y La Madre de la Esperanza.”

 

En su pregón, tuvo momentos para la Iglesia, recordando su labor evangélica y social y momentos encendidos de exaltación del Domingo de Ramos y de la Cofradía de Pollinica, “La procesión ha comenzado. Los nazarenos empiezan el discurrir por Juan Carlos I .Suenan dos toques de campana y el tercero no se hace esperar. Algunas lágrimas se resbalan por caras emocionadas y felices. Son segundos que recuerdan un año de trabajo muy duro. Llegó el día deseado, el Señor se mece y la Semana Santa ha empezó en Alhaurín de la Torre. Ya ha salido la Pollinica. La calle Juan Carlos I se viste de esplendor con la procesión ocupando todas las miradas de un pueblo entregado con la cofradía, con el sueño hecho realidad un año más. Una bendita chiquillería, desde casi los primeros días de sus vidas,  forma parte de un cortejo divino, armonioso, dulce, delicado, impresionante, recto, cuidado, litúrgico, sagrado. Ya en la Plaza de San Sebastián, el Señor de la Paz y el Amor entra en la Jerusalén Alhaurina.Se recibe a Cristo en su Entrada Triunfal. La luz, la alegría, el compromiso, el silencio, la voz,  el gentío, la soledad componen una clave musical para el mecido del Señor. El Señor mira a su pueblo desde todos sus ángulos.

El Señor está en su Alhaurín de la Torre!

Súbelo a pulso! Mayordomo! Cerca del Cielo!, Cerca de la Gloria!

 

 

Cartel Anunciador

 

El cartel anunciado obra de Ruiz Juan, fue descrita muy bien, según su autor, por el pregonero, de la que dijo, “Ruiz-Juan con su obra ha querido describir un fragmento en el que Jesús entra en Jerusalén. La figura de Jesús se plantea en tres cuarto junto al pollino abordando la descripción del rostro y manteniendo concordancias formales con la imagen. Parte de la iconografía la compone el nazareno del margen izquierdo, portando la insignia de la cofradía, sirviéndonos de identificación simbólica y de contrapunto compositivo.

 

En esta ocasión el misterio del Nuevo Testamento se desarrolla en Alhaurín de la Torre. Su torre, que la podemos ver en el ángulo superior izquierdo del cuadro, es el símbolo del pueblo. En el ángulo superior derecho y bajo el distintivo de las hojas de palma, aparece la Iglesia Parroquial de San Sebastián.

 

Estas imágenes aluden a la primera comitiva de procesión cuyo rasgo característico fue la presencia de estas hojas de palmas en la Plaza de la Concepción de Alhaurín de la Torre en el año 2003. La composición pictórica está cerrada por un cordoncillo de oro y seda que une pasado y presente.

 

En cuanto al formato de acentuada verticalidad, le da una elegante composición junto a sus contornos de líneas arabescas.

 

El estilo pictórico está resuelto dentro del Nuevo Realismo Figurativo. Técnica caracterizada por su ejecución cerrada, empastado liso y uniforme con valores exactos, gama de colores tenues y vaporosos predominando los tonos pasteles. Es una obra centrada en una técnica analítica de las formas y con una luz minuciosa y descriptiva.

 

Esta iluminación, mediterránea, pone de manifiesto los nuevos aires del Realismo que, junto al barroco, potencia los valores ornamentales de las líneas curvas que componen el cuadro.

 

Todo lo anterior lo resumo diciendo que es una obra de arte.”

 

Tras el pregón, entrega de distinciones y finalización del acto con la actuación muy aplaudida de la Banda de Cornetas y Tambores de Ntro. Padre Jesús Cautivo” y un ágape en el Restaurante Peña de la localidad.

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *