Finalizan los actos del 75º aniversario en honor de Ntro. Padre Jesús de la Paz y el Amor

POR: JUAN IGNACIO CASTILLO

Una más que interesante mesa redonda, con la música en la Semana Santa como protagonista, pone punto y final a los actos conmemorativos del 75º Aniversario del Sagrado Titular de nuestra Ilustre Cofradía.

La última mesa redonda titulada «La música en la Semana Santa» correspondiente a los actos conmemorativos del 75º Aniversario de Nuestro Padre Jesús de la Paz y el Amor resultó ser un foro de debate intenso, apasionante y que, con la música como total protagonista, fue mucho más que interesante.
El acto comenzó con la correspondiente presentación de los ponentes llevada a cabo por Agustín Soler, que ejercía de moderador, dando en cada una de ellas la oportunidad a los integrantes de la mesa a manifestar su primera impresión sobre la música en la Semana Santa antes de que comenzara el debate.
En este sentido Mariano Roldán Amos, autor del libro «Tu Cruz sobre nuestros hombros», explicó los inicios de las bandas y la evolución de las mismas cuando se incorporan al desfile procesional tras los tronos. También Sergio Pastor González, director de la banda de cornetas y tambores «Nuestra Señora del Carmen» hablaba de dicha evolución pero en el apartado de la instrumentación, recalcando su enorme repercusión en las composiciones.
Tras ellos llegó el turno de José Antonio Bernal Herrera, director de la banda de cornetas y tambores «Nuestro Padre Jesús» que habló de la importancia de que las cofradías y hermandades tuvieran su propia banda, bien sea de música o de cornetas y tambores, como parte esencial de su patrimonio incidiendo en la repercusión que, por ejemplo, tendría a nivel económico, social, cultural y por encima de todo, educativo.
En su primera intervención el director de la banda municipal de música de Alhaurín de la Torre, Alfonso Ortega Herrera, aludió a la importancia del especial «cuidado» musical que ha de ponerse en las cofradías y hermandades para determinar cuales debieran ser sus prioridades a la hora, por ejemplo, de la contratación del acompañamiento musical de las procesiones. En el turno de palabra tras su presentación, Antonio Fernández Bueno, vocal del Patrimonio Musical de la Real Cofradía de la Misericordia de Málaga y Mayordomo del trono de Nuestro Padre Jesús de dicha cofradía hizo referencia al antes y el después en el mundo de la música en la Semana Santa aludiendo a la figura de D. Perfecto Artola Prats, fundador de la Banda de Miraflores – Gibraljaire a quien definió como un visionario especialmente recordado por sus marchas procesionales, siendo referente de la música procesional malagueña donde compuso casi 40 marchas así como en su importante labor al frente de clases y creación de bandas de música que fueron la simiente del florecimiento actual y la gran cantidad de excelentes profesionales salidos de sus aulas y de su magisterio que ocupan plazas en las mejores bandas civiles y militares y orquestas de España.
Finalizadas las presentaciones así como las primeras ponencias de los participantes se dio paso a un más que interesante debate entre los mismos y el público asistente al acto donde se profundizó en varias cuestiones al respecto de la música en la Semana Santa desde el paso del conocido antaño como el «tambor de cola» hasta la incorporación de las bandas para acompañar el paso de los tronos, la diferencia entre las piezas musicales según el día de la Semana Santa, afirmando todos que no es la misma (o al menos no debiera serlo), de la adaptación de las bandas a las circunstancias no solo de la cofradía sino también de la propia procesión, de la presencia militar como posible origen de la proliferación de las hoy denominadas bandas civiles, de cómo en los años 40, 50 y 60 era la Agrupación de Cofradías y Hermandades de Málaga quien determinaba, como contratante que era, que banda o bandas acompañaban a las hermandades, entre otras cuestiones.
Se hace un merecido recordatorio a bandas legendarias en la Semana Santa de Málaga y provincia como la de «Bomberos», «Cruz Roja» o «Rescate» y, en este sentido, se recuerda también la figura de Alberto Escámez López haciendo referencia a que la auténtica revolución del género vino a raíz de la creación en 1918 de la banda del Real Cuerpo de Bomberos en Málaga fundada por el comandante Joaquín Ramírez, jefe de dicho Cuerpo. Esta banda, que empezó a desfilar en las procesiones de Málaga en los años 20, interpretaba un tipo de marcha nueva “a cuatro voces” hasta entonces nunca visto, que componían para la misma diversos músicos colaboradores como Bernardo Poyuelo, Pascual Zueco Ramos y en especial, el citado militar jiennense Alberto Escámez López, auténtico protagonista de un estilo como el que hoy conocemos en nuestras procesiones gracias sobre todo a su influencia en el cambio de filosofía, musicalmente hablando, de aquellas bandas que, hasta el momento, estaban muy influenciadas por el estilo militar.
Se discute la importancia de las conocidas como crucetas musicales en la organización de la procesión dando origen a un apasionante debate entre los ponentes donde cada uno de ellos exponía su propio parecer al respecto contando incluso anécdotas o experiencias vividas al frente de sus formaciones o de sus cargos en las cofradías a las que pertenecen.
Para finalizar, un poco más de historia, pues tras ser preguntados por el público asistente se hizo un repaso al origen de la música en la Semana Santa donde se afirmaba de forma documental la presencia musical en Málaga de música para la Semana Santa en el Siglo XV, gracias sobre todo a las guarniciones militares existentes en la ciudad en aquella época. En este sentido, también en los Siglos XVII y XVIII, está documentada la presencia musical en la Semana Santa gracias a la existencia, esta vez, de las entonces conocidas como «capillas musicales» que estaban dirigidas especialmente a los cultos internos de las cofradías.
En definitiva, una mesa redonda completa, amena, instructiva y apasionante que tuvo como protagonista uno de los asuntos más importantes como elemento que forma parte ya no sólo de la procesión sino también de una forma única de entender la popularidad de nuestra Semana Santa, su música. Una mesa redonda que ha puesto punto y final a un programa intenso de actos en honor a Nuestro Padre Jesús de la Paz y el Amor con motivo del 75º aniversario de su bendición y que el moderador, Agustín Soler, en nombre del Hermano Mayor en funciones, José Manuel López Rodríguez, y de la Junta de Gobierno que preside, quiso cerrar agradeciendo y pidiendo disculpas al público en general primero por su participación en los actos y segundo por los errores que pudieran haberse cometido en la organización y/o desarrollo de los mismos y expresar el público reconocimiento a todos y cada uno de los participantes en los distintos actos celebrados en honor y para mayor gloria del Sagrado Titular de la Ilustre Cofradía de Nuestro padre Jesús de la Paz y el Amor, en su entrada en Jerusalén, y María Santísima de la Esperanza, denominada «Pollinica» de Alhaurín de la Torre.

2c2e104232 517e887f23 c01b31f85d eff95d704a

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *