Todos con Dunia

Impresionante colaboración, emotivo acto, espectacular concierto benéfico el vivido en Alhaurín de la Torre para ayudar a la familia de Dunia que padece una enfermedad rara.

(José Manuel de Molina). Recurrir a adjetivos como “impresionante”, “emotivo”, “espectacular”, “inolvidable”, puede sonar a tópico cuando se escribe sobre una gala benéfica, máxime cuando el destino de lo recaudado es para una niña de Alhaurín de la Torre llamada Dunia, que padece una enfermedad rara en su piel, pero lo vivido esta noche pasada en el auditorio de la finca El Portón merece eso y mucho más.

 

La cofradía de la Pollinica de Alhaurín de la Torre se está volcando con la familia de esta niña, demostrando que una hermandad religiosa no está sólo para pasear recamados de oro ni palios lujosos, sino para hacer una labor social en su comunidad duradera en el tiempo.

 

Para este concierto benéfico ha contado además con un buen número de empresas alhaurinas que se han volcado con ellos: panaderías, autocares, montajes audiovisuales, bares y otros colectivos, que junto al Ayuntamiento como gran apoyo han echado una mano en lo posible.

 

El escenario estaba presidido por un mural de la cofradía y con una pantalla en un extremo que mostraba imágenes en directo y fotografías de las bandas y el auditorio con buena entrada, unas 800 personas, aunque faltó poco para el lleno que se merecía esta ocasión.

 

En cuanto a las bandas, cuatro  muy importantes y todas, altruistamente, han acudido para dar lo mejor de sí en este concierto. Dos de ellas llegaron de Sevilla, Gitanos y Cigarreras, una de Málaga, Esperanza, y otra de Alhaurín de la Torre, la de Nuestro Padre Jesús.

 

Precisamente fue esta banda la que comenzó a interpretar su repertorio a las 18.45 de la tarde cuando el sol aún daba brillo a sus vistosos cascos plateados con penachos moraos. La Banda de Cornetas y Tambores de Nuestro Padre Jesús sigue adelante pese a no pocas dificultades y sus 45 componentes sonaron muy bien con un repertorio muy variado, desde la clásica “El Cachorro” hasta la propia de “En tu barrio nazareno”

 

Les siguió la banda de Cornetas y Tambores Nuestro Padre Jesús del Paso y Nuestra Señora de la Esperanza de Málaga, que llenaban el escenario con su gran número y que interpretó siete marchas, terminando con la más aplaudida de todas, “A Jesús de la Agonía”.

 

Seguidamente intervino el hermano mayor de la Pollinica, José Manuel López, para agradecer a todas las bandas su colaboración y a todas las instituciones, empresas y vecinos que habían ayudado a hacer posible este evento.

 

A continuación habló el emocionado padre de Dunia, que reconoció que ya no le daba vergüenza pedir para su hija pero sí le avergonzaba que en nuestro país las autoridades sanitarias “la relegaran por su enfermedad”.

 

En la segunda parte continuaron las bandas sevillanas. Primero la Agrupación Musical Nuestro Padre Jesús de la Salud, Gitanos, que comenzaron con el himno pollinico, “Pescador de hombres” y terminaron con gran éxito con la popular “Saeta” de Serrat.

 

Por último la banda más esperada, la de Cornetas y Tambores Las Cigarreras de Sevilla, que derrocharon elegancia musical en la interpretación de las seis marchas previstas, seguidas de un bis que le pidieron “Costalero del soberano” que engancharon con la Marcha Real como final del concierto.

Tras cada actuación, la cofradía entregaba a cada banda un cuadro con sus titulares, el Ayuntamiento, unas veces con el alcalde Villanova, otras  con la concejala de Televisión, entregaban un obsequio también, y las bandas correspondían con algún detalle. Aunque lo más emotivo era siempre la aparición de Dunia, que entregaba a la banda una mariposa metalizada en alusión a su enfermedad. Fue al finalizar La Cigarrera cuando el director dijo que harían otro bis, la celebérrima adaptación que hacen ellos del “Thriller” de Michael Jackson, que siguieron sobre el escenario Dunia, bailando al lado de su padre, con la ovación del público.

 

Por último y pasadas las diez de la noche, ante la apoteosis de los vecinos y visitantes puestos en pie, concedieron una última interpretación disculpándose porque no querían desmerecer a las demás bandas que se habían ajustado al programa, de forma que tocaron “Amor de Madre”, tras lo cual terminó una noche musical y solidaria, como pocas veces hemos visto antes en nuestra localidad.

 

Enhorabuena a todos los que la han hecho posible y los mejores deseos para que Dunia pueda mejorar de su enfermedad cuanto antes.

 

Textos y fotos: www.diariolatorre.es

dunia dunia_003 dunia_046

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *